El mural más grande en centroamérica se ubica en el museo municipal de Cartago, Costa Rica y fue pintada por Guadalupe Alvarez. Trata de la historia entera de Costa Rica, pintado directamente en las paredes, en cuatro paneles. Dura dos años hasta que la artista, trabajando sola, terminó la obra en 2012.  La obra es del estilo de los grandes murales que tratan de la historia diversa, y Diego Rivera contempla a todos con actitud de aprobación desde su lugar, sentado en la esquina al fondo del tercer panel.

Vemos hombres y mujeres de todos tipos, pobres desconocidos – indigenas, mestizos, pardos (negros libres), prostitutas.  La representación del cacique Pablo Presbere, quien fue decapitado por su rebelión, tiene una fuerza y tamaño grande en el centro del mural, al contrario a los cinco sacerdotes que representan trece ‘por falta de espacio’.  

En este espectaculo de arte los conquistadores españoles y los indígenas, las clases sociales y razas diferentes son representados en colores brillantes y personajes famosos y simbólicos. 

La entrada en el museo es gratis. Cuando entramos en el museo, vimos a un hombre llevando un percudo (una mopa), limpiando el piso. Resulta que Fernando Mora Araya nos mostró y describió el mural.  Él es muy sabio en todo lo que pertenece al mural, por ver su creación y preguntar a la artista diariamente hace dos años. El fue nuestro guía, explicando en detalle la obra. 

   

 

Advertisements