Viajé cuatro horas en camioneta desde Buenos Aires a Rosario.  Rosario no es tan grande como Buenos Aires.  Voy a vivir con una familia por cinco semanas y asistir a clases.

 

Cuando llegamos a Rosario, me estaba preocupada  por encontrar la calle dónde vive mi familia. Finalmente, la ví. Irma estaba esperándome. Ella es maestra de piano y tiene tres hijas, adultas, que no viven con ella.

Advertisements